” Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. “

B.B. King, músico estadounidense

Aun cuando en Mendoza y Palomo S. L. contamos con un equipo formado por profesionales altamente cualificados/as, comprometidos/as y capacitados/as para anticiparse a las necesidades de nuestra clientela sabemos de la importancia que una buena formación continua tiene para seguir dando un servicio de calidad.

Nuestro deseo es que nuestros/as trabajadores/as además de magníficos/as profesionales desarrollen  todas sus  capacidades personales en el marco de los principios de igualdad de oportunidades, no discriminación, respeto por las personas y por el medio ambiente.  Es por ello que nuestros criterios de selección ponen especial énfasis en estos valores y competencias clave.

FORMACION, en que consiste.

Nuestra actividad formativa se encamina no solo a la adquisición de conocimientos generales, técnicos, de servicio, etc. en resumen de SABER, sino que buscamos el desarrollo de las capacidades y conocimientos necesarios para el mejor desarrollo de su labor, SABER HACER, así como la mejora de sus competencias sociales, mejorando actitudes y conductas durante el quehacer diario, SABER SER, estimulando su ejercicio profesional y el trabajo en equipo.

En resumen nuestro intención es seguir las nuevas directrices emanadas de la cumbre de Luxemburgo de 1997 y del Consejo de Lisboa de Marzo de 2000, así como del tercer informe de situación de 2008 del Consejo y la Comisión sobre la ejecución del programa de trabajo Educación y Formación 2010 – Facilitar el aprendizaje permanente para fomentar el conocimiento, la creatividad y la innovación (Diario Oficial C. 86 de 5.4.2008).

En Mendoza y Palomo, S.L. trabajamos a diario para seguir mejorando la calidad de nuestros servicios y el reconocimiento de nuestros/as clientes/as, siendo uno de los puntales clave la formación del personal, dedicando recursos y personas a establecer planes de formación evaluados de forma continua, para adecuarlos a las cambiantes necesidades sociales y de nuestra propia estructura organizativa, sin olvidar que para conseguir estos objetivos nuestros/as empleados/as deben sentirse  parte de un equipo y de una visión que se refleje en el trabajo diario.